News

La importancia de la imagen de las azafatas y azafatos

No comments

Todas aquellas empresas habituadas a realizar actos, del tipo que sea, que requieren una ayuda extra en forma de azafata o azafato, lo saben. El nivel de especialización de estos profesionales de la imagen -en el sentido más amplio de la palabra- ha adquirido niveles impensables hace poco más de una década.

Un periodo en el que España ha pasado de estar en el vagón intermedio al vagón de cabeza en la celebración y albergue de eventos, ferias y congresos de todos los sectores, tanto a nivel nacional como internacional, solo superados por Estados Unidos.

Es esa nueva realidad la que ha provocado que las agencias de promotores y azafatos se hayan ido profesionalizando, como el resto de actores implicados en este importantísimo asunto para el tejido empresarial español, seleccionando y preparando a todos los azafatos que ponen a disposición de unos clientes que, cómo no, son también mucho más exigentes que antes.

Tanto es así que, de un tiempo a esta parte, resulta extraño no contar con un amplio abanico de azafatos y azafatas especializados y capacitados para realizar labores tan dispares y tan necesarias como la recepción de visitantes, el acompañamiento de personalidades, la explicación de un proyecto empresarial o entrenados para la venta, si no en uno en varios idiomas.

Otro de los puntos que ha ido variando es el que tiene que ver con la presencia de azafatos de ambos géneros en los stands en ferias, eventos, congresos y reuniones de todo tipo, siendo esta una de las últimas exigencias de un sector cambiante y poroso a los reclamos de los consumidores.

Más de lo mismo sucede en todo lo concerniente a la imagen de los azafatos y azafatas, donde el personal estándar ha dejado lugar un auténtico crisol de perfiles físicos, cuando no directamente de razas, en busca de satisfacer todas las necesidades de unos clientes que ya no solo son nacionales, sino también internacionales con presencia en congresos que se realizan en España.

Sin embargo, el cuidado de la imagen de estos azafatos y azafatas es de las pocas cosas que no han cambiado apenas. Aun con excepciones, la inmensa mayoría de los profesionales requeridos deben contar con una presencia agradable, limpia y ser capaces de comunicar a través de una comunicación gestual delicada y profesional en todo momento.

El aspecto de azafatos y azafatas

En el caso concreto de los azafatos, si bien cada vez son más aceptables los looks con barba, esta debe estar perfectamente cuidada dando la máxima sensación de limpieza. En cuanto al pelo, destacan los perfiles con cabellos tupidos o, en menos proporción, con la cabeza afeitada. El hecho de que las personas con poco pelo y calvas tengan menos salida profesional como azafatos está provocando que muchos de los azafatos de más de 35 años en estas condiciones estén apostando por realizarse injertos capilares en busca de garantizar su futuro.

En cuanto a las azafatas, la altura ha empezado a dejar de importar como lo hacía antes, así como las curvas, siendo la presencia de rasgos agradables y la simpatía del rostro y la comunicación no verbal que exhalan lo más importante en un sector donde cada vez se apuesta más por la diversidad, siempre bajo unos mínimos estéticos y de cuidados de imagen que no parece vayan a cambiar a corto y medio plazo.

DiegoLa importancia de la imagen de las azafatas y azafatos

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *