News

El marketing participativo cotiza al alza

No comments

Una de las formas de hacer marketing a las que más se está recurriendo gracias a los buenos resultados que proporcionan sus acciones es el conocido como marketing participativo.

Una nueva forma de mercadotecnia que busca el éxito a través del conocido como “boca – oreja” y que trata de conseguir en aquellos que se acercan a una determinada marca o producto hacerles sentir importantes a través de la revelación de información exclusiva.

Y es que, una vez se trata de identificar el tipo de target a quien se quiere vincular a la acción y a la marca de marras utilizando variables tales como la actividad dentro y fuera de las plataformas sociales se les “utiliza” como altavoz para que difundan sus sensaciones tras un lanzamiento.

Algo que les acerca a los influencers, pero a nivel de pie de calle y sin necesidad de inversión en la captación de estos participantes en los que dejaremos recaer nuestra campaña publicitaria.

Es por eso que en este tipo de acciones quizás lo más complicado sea determinar quiénes son los participantes idóneos para lo que buscamos en cada momento. Para ello echaremos mano de datos sociodemográficos, personales, hábitos de compra, etc. que finalmente nos llevaran a contactar con un posible candidato con el que deberemos cotejar su nivel de compromiso para con nosotros y la acción.

Si algo está quedando claro en los últimos estudios sobre consumidores 2.0 es que cada vez está más cerca el prosumidor y el consumidor protagonista. En el caso de este último ya no vale con tan solo ofrecerle promociones o regalos.

Según estos mismos estudios, si bien las reseñas de terceros son cada vez más importante en productos tecnológicos, en el caso de los productos de consumo más habitual estas apenas tienen fuerza siendo lo que nos dicen los que ya los han usado lo que más influye a la hora de dar la oportunidad o no a un nuevo producto. Es ahí donde este tipo de marketing se hace necesario.

Cómo funciona el marketing participativo

En busca de ese “boca a boca” que redirija a nuestro producto o servicio, y tras haber seleccionado a los participantes, se le ofrece a estos la posibilidad de probar productos nuevos. Productos que podrán probar en un espacio determinado o, como sucede en la mayoría de las ocasiones, se les envía vía dirección postal con portes pagados y de forma completamente gratuita.

Una vez probados y respondidas las preguntas que les pueden surgir al respecto empieza de verdad la acción. Si hemos acertado escogiendo a los participantes y les hemos explicado cómo probar el producto, cómo sacarle el máximo partido y han podido comprobar los beneficios prometidos en sus propias carnes no hay nada de lo que temas. A buen seguro la gran mayoría de reseñas de estos irán enfocadas a vender nuestras bondades.

Algunos productos de multinacionales, como por ejemplo, Hydraphase Intense Serum de La Roche Posay, Complejo Alisador de Arrugas de Olay Regenerist, 11Benefits y aceite de Salón Hits son ejemplos de éxito mundial a través del marketing participativo.

DiegoEl marketing participativo cotiza al alza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *