News

El poder de una campaña de cupones

No comments

Nos encantan los cupones de descuento, es un hecho. No importa que sean en papel o digitales. Son el indicativo del éxito de empresas como Groupon. Sin embargo los reyes aquí siguen siendo los cupones físicos.

Gran parte de este éxito se debe indudablemente a los mayores de edad, personas que no tienen tanto contacto con la tecnología pero que igualmente buscan siempre ahorrar unos euros. Es la razón fundamental de que no sea extraño entrar en un Mercadona en Madrid, por ejemplo, y encontrar un montón de vales de descuento.

El reparto de libretos con cupones de descuento es una práctica muy utilizada por todas las empresas para atraer clientes, solo hay que pasearse por las principales bocas de metro de grandes ciudades españolas como Madrid o Barcelona para verlo.

Promotores de todo tipo están en cada esquina repartiendo ese pequeño cuaderno con una sustancial cantidad de ahorros de todo tipo. O en la puerta del Eroski de tu barrio, preparado para entregarte ese cupón que te permitirá salvar un dinero en tu compra.

El cuponning es una técnica muy efectiva para complementar tu estrategia de ventas. Los descuentos son uno de los grandes reclamos que pueden ofrecer las azafatas para captar nuevos clientes: nadie se resiste a pagar menos.

De esta forma además incentivas la compra en general. Una vez que la persona ha probado tu producto o simplemente ha visto que con el descuento le sale verdaderamente rentable es muy posible que aproveche para seguir mirando tus productos… y comprándolos.

Cupones y muestras gratuitas, combo ganador

No solo la entrega de cupones a pie de calle es una buena estrategia. Repartir muestras gratis de tu producto (ya sea un detergente, un jamón cocido o una cuchilla de afeitar) animará a tus clientes primero a probarlo y luego a comprarlo si el resultado acaba siendo positivo.

La entrega de muestras o sampling debe hacerse siempre donde se ubique el público objetivo. Es decir, no contrates azafatas en Madrid para repartir muestras de perfume en un Día si luego les pides que se coloquen en la sección de lácteos. Sitúalas cerca de los perfumes, y si es cerca del tuyo tanto mejor.

De esta forma además consigues atraer a un público que de entrada está más receptivo: justo está viendo tu producto –entre otros, pero también el tuyo– y si le ha gustado la muestra tenderá a cogerlo.

De la misma forma, si lanzas una campaña de cuponning por las calles de cualquier ciudad como Barcelona, por poner otra, intenta que tu producto no esté lejos. La posibilidad de que los cupones sean olvidados en un bolsillo o bolso son más altas cuanto más se alejan del promotor.

Cuponeo y marketing

También podrías aprovechar una campaña de reparto de cupones para hacer un poco de marketing. Es decir, no solamente atraer a nuevos clientes sino además ampliar el alcance de tu marca. Existen muchas iniciativas a las que un buen puñado de promotores y azafatas pueden ayudar y mucho.

Por ejemplo, imagina que vendes queso en varias tiendas madrileñas. No es entonces una mala estrategia ofrecer un descuento en tus productos entre las tiendas que se unan a la campaña. Esto llevará tu nombre a muchas más empresas de las que tenías pensadas.

Por lo tanto, podemos decir que una campaña de reparto de cupones o de muestras se puede convertir en una estrategia que abarque varios objetivos, aunque el primero sea vender. Pero no por eso hay que descartar los demás, si vienen de la mano. Y llegado el caso, si decides lanzarte, ¿por qué no contratar a una agencia de azafatas experta como Publiazafatas?

RedaccionEl poder de una campaña de cupones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *